PROCEDENDE DE ORIENTE SE INTRODUJO EN OCCIDENTE A TRAVÉS DE ESTA CIUDAD, SIENDO LA DE MAYOR IMPORTANICA EN SU FABRICACIÓN EN TIEMPOS DE LA CORONA DE ARAGÓN
El papel de Xàtiva

 

Durante una jornada, Xàtiva se convirtió - como si los siglos se hubiesen detenido-, en la capital estatal del papel, al acoger dos intervenciones y una mesa redonda dentro del congreso de la historia del papel en España, de carácter internacional. Los historiadores que participaron en este congreso no dudaron en señalar a Xàtiva como la cuna del papel, cuando procedente de las rutas comerciales de Oriente, se introdujo en occidente a través de esta ciudad. Posteriormente en tiempos de la Corona de Aragón, Xàtiva fue líder indiscutible en su fabricación en toda Europa, y ya en el actual siglo la fábrica de Gregorio Molina fue todo un referente de la calidad del papel. Precisamente el único Museo del Papel existente en la Comunidad Valenciana se encuentra en Banyeres, en el edificio conocido como chalet de Gregorio Molina por haber sido propiedad de este papelero, natural de esa población pero cuya actividad principal se llevó a cabo en la factoría de Xàtiva, hoy cerrada y llena de recuerdos. Pero, ¿como era el papel de Xàtiva?

Xàtiva fue, en el siglo XIII, protagonista de una trascendental revolución tecnológica, según el prestigioso profesor e historiador norteamericano Robert I. Bruns, y que recoge Joan Alonso en un pequeño libro editado por la empresa Quatre Fulles, del cual se extrae en este reportaje sus partes más importantes. El papel setabense anunció el inició de una nueva era en occidente. Gracias al papel y a las palabras sobre el papel, Europa comenzó a caminar hacia la modernidad.

Según Alonso, en estos momentos, cuando las nuevas tecnologías amenazan un soporte cultural con una tradición milenaria, como es el papel, y un nuevo milenio está a punto de llegar, es tiempo de reivindicar lo que ha sido una de las principales aportaciones a la civilización occidental: el papel. Y además es uno de los pilares en los que se fundamenta la petición a la Unesco para que se declare a Xàtiva como Patrimonio de la Humanidad.

EL ORIGEN DEL PAPEL

Originario de China, el papel llega a Europa de la mano de los árabes. Detrás, queda, -según Alonso- un largo camino que según la tradición se inicia en el año 105 d.C. Las técnicas de fabricación del nuevo soporte de la escritura serán un secreto celosamente guardado hasta que en el siglo VII pase a Corea y Japón. En una segunda etapa, y siguiendo el avance del Islam, estas se difundirán hasta occidente. Antes, los árabes han de aprender de unos prisioneros chinos el arte de hacer papel. Esto ocurre en el año 751, cuando se instala en Samarcanda el primer molino de papel del mundo islámico. Empieza de esta forma un itinerario que, hasta llegar a la península ibérica, recorrerá el golfo Pérsico y el norte de Africa.

En el viejo continente, Xàtiva es el primer centro papelero conocido en el año 1150. Desde aquí el papel se propagará hacia el resto de Europa.

EL PAPEL DE XÀTIVA: CALIDAD Y PRESTIGIO

Según escribe Joan Alonso, la noticia más antigua relativa al papel setabense la ofrece el geógrafo árabe al-Edrisi en el año 1154 cuando habla se su bondad y de su exportación tanto a oriente como a occidente. Pero es a partir de la conquista cristiana cuando esta  industria consigue gran protagonismo.

Incorporada Xàtiva a la corona de Aragón, Jaume I favoreció y controló la producción papelera entre otras razones, a fin de abastecer de papel el archivo real. Comienza así una época de esplendor con gran producción parte de la cual será exportada a tierras lejanas. La protección real se materializará, por una parte, en diversos privilegios a la aljama de Xàtiva, y, por otra, en la prohibición de hacer papel fuera de su arrabal. El resultado será lógicamente la primacía de los papeleros sarracenos hasta mucho después de la conquista. Si siglos antes los geógrafos árabes habían alabado la fama del papel setabense, los cronistas regnícolas de la época también dejarán valiosos testimonios. En 1325, por ejemplo, Ramón Muntaner exagerará la iniquidad de los genoveses en afirmar que «todo el papel que se hace en Xàtiva no bastaría para escribir todas las maldades de génova».

A lo largo del siglo XIII y durante buena parte de la siguiente centuria, la producción papelera permanecerá en manos de artesanos independientes que trabajarán en una especie de industria casera. En sus casas o talleres continuarán utilizándose las técnicas árabes tradicionales y el papel presentará por eso unas determinadas características: grosor considerable, longitud y deficiente trituración de las fibras, verjurado irregular, ausencia de marcas de agua, encolaje vegetal a partir de almidón y satinaje fuerte. De esta manera esta hecho precisamente el primer documento escrito sobre papel setabense, el famoso Llibre del Repartiment (1237-1252). Y también la anónima y solitaria hoja del Archivo de la Colegiata de Xàtiva.

LA TRADICION Y LA RENOVACION

Cuando se intensificaron las relaciones comerciales con Italia durante el reinado de Pere IV, el papel transalpino comenzará a ganar terreno. Contrariamente el papel de Xàtiva perderá poco a poco su posición hegemónica, y la conquista de Cerdeña impulsará la importación de papel italiano, mejor acabado y con un precio más competitivo gracias a la mecanización del proceso de fabricación.

Pero Xàtiva no será ajena por completo a las innovaciones tecnológicas. El papel de tradición árabe convivirá con otro manufacturado en instalaciones más modernas que también emplearán la fuerza del agua. Este papel se caracterizará por un desfibrado de los lienzos más cuidado que parece evidenciar el uso de mazos, y por un verjurado muy marcado y regular. La presencia de filigranas es el rasgo más importante. La representación del escudo de la ciudad de Xàtiva y de las armas reales manifiestan el origen del papel y, muy posiblemente, el control gubernativo de la producción. Hasta ahora se conocen tres marcas de agua que reproducen el escudo del consejo municipal en clara alusión formal a la ciudad amurallada y a sus dos castillos. La más antigua, aunque esto no excluye la posibilidad de una cronología anterior para este tipo de papel, está presente en un protocolo notarial de 1371 del Archivo Municipal de Alzira. La segunda se encuentra  en las cuentas de la alcaldía de Xàtiva de los años 1401-1407, conservados en el Archivo del Reino de Valencia. En este libro también aparece un papel de idénticas características con una filigrana que representa las barras de Aragón. Finalmente se ha identificado- según Alonso- una tercera en una carta del año 1412 perteneciente al Archivo Parroquial de Mosqueruela (Teruel).

Con la expulsión de los moriscos en el año 1609 la producción tradicional de papel se verá gravemente afectada - tal y como cuenta Joan Alonso-. Siglos más tarde, el sector papelero resurgirá renovado con las nuevas tecnologías de la revolución industrial, y lo que es bien cierto es que la expansión del papel desde Xàtiva marcó el anuncio de la edad moderna, y su historia hace de la capital de la Costera todo un referente por su gran aportación a la civilización occidental.

LA CIUTAT de Xàtiva
Director: Vicent Soriano
C/ Forn del Vidre, 1 - 46800 XÀTIVA (Valencia)
Tel. 96 227 26 82 - laciutat@xatired.com
Depósito Legal: V-4512-1997

www.xatired.com - el primer portal de Xàtiva en internet