wpe4.jpg (2229 bytes)

HISTORIA

Presentación Ayuntamiento Tourist-Info Museo Historia Monumentos Rutas Fiestas
Las primeras noticias de poblamiento en Xàtiva o su término municipal se remontan al Paleolítico Medio, cuando el hombre Neanderthal habitaba la Cova Negra hace aproximadamente 40.000 años. Eran nómadas que se desplazaban en busca de las manadas abarcando amplios territorios y sus hábitats eran, pues, de tipo estacional. De época Neolítica hallamos algunas estaciones al aire libre como la peña San Diego y la Cova del Barranc Fondo que, aunque apenas estudiadas, ofrecen datos de interés sobre unas gentes que ya conocían la domesticación de las plantas y animales. COVA NEGRA)
Más datos conocemos sobre la época Ibérica, hacia el siglo IV antes de Cristo, cuando ya existiría un poblamiento organizado, sedentario y con actividad comercial como demuestra el hecho de emitir moneda propia. Los tejidos de lino, sus jinetes y caballos eran famosos en la antigüedad. Restos de esta época se han hallado en las dos vertientes del Castillo. Saiti, que así la llamaron sus pobladores, entró en contacto con Roma en el siglo III antes de Cristo y progresivamente fue romanizándose como vuelven a demostrar las monedas, que empezaron a adoptar la leyenda bilingüe para acabar realizando emisiones únicamente en latín. Será durante época romana cuando la ciudad, Saetabis, alcance un gran auge: recibió el estatuto de "municipium", poseyó cargos sacerdotales y municipales, emitió moneda, exportó tejidos de lino por todo el mediterráneo y recibió la dignidad de "Augusta". Durante la crisis del Bajo Imperio, en el siglo III, y en consonancia con el resto del territorio valenciano romanizado se produce un retroceso importante de la vida urbana y un deterioro progresivo de las instituciones y organismos de la administración. El vacío histórico es bastante grande hasta el siglo VI, en el que tanto las actas de los Concilios de Toledo como la inscripción hallada en San Felix nos hablan de una importante comunidad cristiana organizada entorno a una catedral y dirigida por obispos visigodos y, consecuentemente, de un renacimiento de la vida urbana y la existencia de una cierta organización socio-política. En el siglo VIII nuevos pobladores se asientan en la península Ibérica, son los musulmanes que venidos de Oriente llegaran a establecerse en nuestras tierras, por ellos llamadas Sharq AI-Andalus, dejando una profunda huella que aún hoy se puede seguir en las costumbres, tradiciones, gastronomía o en los nombres de los pueblos. La ubicación de los árabes asentados en Xàtiva no fue diferente de la de épocas anteriores, así excavaciones recientes demuestran una ocupación en toda la falda Norte del Castillo. Los árabes diseñaron el sistema de irrigación y el primer canal de abastecimiento de agua potable, crearon mezquitas, zocos y baños, potenciaron la actividad artesanal, mercantil y comercial. Surgieron nuevos barrios y la ciudad fue extendiéndose hacia el valle paralelamente al empuje demográfico y económico. En el año 1150 aparece en Xàtiva el primer molino papelero elaborado con paja de arroz de Europa, y el poeta cordobés Ibn-Hazam escribió en la ciudad el famoso libro de amor "El collar de la paloma". Además, los árabes nos dejaron piezas de gran valor artístico como la pila islámica decorada con relieves figurativos y los restos del palacio de Pinohermoso, aparte de un sinfín de objetos arqueológicos contenidos en el museo del Almudín.
La descomposición del poder almohade permitió a los cristianos una fácil conquista del territorio, por lo general en base a pactos, y la progresiva repoblación de los territorios conquistados al "infiel". En 1244 Jaime I entra en la ciudad y empieza la tarea repobladora. La antigua mezquita mayor es convertida en parroquia, se crean conventos, se construye San Felix y el Hospital Real de los pobres. La ciudad se expande y crece en el siglo XIV lo que permitió iniciar una nueva actividad constructiva: el convento de los Dominicos, junto al Hospital, el antiguo Peso Real, el Convento de las monjas franciscanas clarisas, la iglesia de Sant Pere. Con la "Guerra de los dos Pedros" se reubicaron los conventos situados extramuros en el interior de la ciudad amurallada y se levantó una segunda línea de muralla. Antes, Xàtiva había recibido el titulo de "Ciudad" de manos de Pedro IV por su fidelidad en la "Guerra de la Unión".

PAPA BORJA

Su término municipal era vastísimo, se convirtió en la segunda ciudad más importante del Reino de Valencia y en capital de una gobernación que llegaba hasta el río de Xixona. En el siglo XV el Castillo se convierte en prisión de Estado de la Corona de Aragón y se produce el ascenso al pontificado de dos miembros de la familia Borja nacidos en Xàtiva: Alfonso y Rodrigo, Calixto III y Alejandro VI respectivamente. Numerosos caballeros y nobles llegaron a ocupar otros cargos de importancia como comendadores, maestres, capitanes, etc. Será en este siglo cuando se edifica la Capilla gótica del Castillo por vocación de la Reina María, esposa de Alfonso V "El Magnánimo", y la Capilla de Santa Ana en la Iglesia Colegiata, la ermita de Santa Ana, y se publica el primer libro impreso en España gracias al esfuerzo del noble setabense Lluis Depuig. En el siglo XVI Xàtiva se ve inmersa en la revuelta de las Germanías, protagonizándose algunos episodios notables como la aparición en escena de un personaje misterioso denominado L'Encobert, o el ofrecimiento de la Corona de España al Duque de Calabria, prisionero en el Castillo y primo del Emperador. Finalmente la aventura terminó claudicando la ciudad y teniendo que hacer frente a las numerosas multas y pagos ordenados por la virreina Germana de Foix. Poco a poco se fue recuperando la ciudad y ello se notó en la construcción de tres grandes obras de esta centuria: El Almudín, el Hospital de los pobres que abandonado tuvo que ser reedificado, y la Iglesia Colegial iniciada en 1596. Una de las graves crisis económicas que padeció la ciudad fue como consecuencia de la expulsión de los moriscos en 1609. El estancamiento económico se agravó con la aparición de pestes y la aparición de la segunda revuelta Agermanada. Ello se confundió con la muerte de Carlos II que, sin descendencia, creaba un conflicto dinástico que llevó a una guerra fratricida: la Guerra de Sucesión al Trono Español protagonizada por dos bandos muy diferenciados, por un lado el bando austracista apoyado por los campesinos y por otro, el bando borbónico apoyado por los nobles y las ordenes religiosas. Ambas bandas se enfrentaron en la famosa Batalla de Almansa que tras vencer el bando borbónico emprendió marcha contra Xàtiva, ciudad resueltamente favorable al bando austracista. La consecuencia fue una cruel venganza: quema, saqueo y destrucción. En 1709 Felipe V ordena la reedificación de la ciudad con el nombre de Colonia Nueva de San Felipe, y según cuentan las crónicas en 1800 aún existían casas y calles completamente abandonadas en la ciudad. Mientras que la vida urbana se recuperaba lentamente, la organización político-administrativa fue rápida y eficaz. Se comenzaron a construir nuevos conventos, se amplió la Aduana de Mercaderías y se niveló la Alameda, de este modo a finales de siglo Xàtiva era una ciudad plenamente actualizada, burocratizada y con abundantes ceremonias barrocas. A principios del siglo XIX y, concretamente, entre 1821 y 1823 la ciudad se convirtió en Capital de la provincia de Valencia gracias a la intervención de un setabense diputado en las Cortes de Cádiz: Joaquín Lorenzo Villanueva. Tras este periodo de esplendor la ciudad caerá, de nuevo, en una grave crisis provocada por la desamortización, las epidemias, el cólera y la caída del Antiguo Régimen que ahora pasaba a manos de la burguesía. La nobleza huyó a Valencia llevándose consigo todo aquello de valor y abandonando los antiguos palacios nobiliarios, lo que contribuyó agravar más la situación. Durante el primer tercio del presente siglo se produjo una importante actividad cultural y desarrollista con la construcción de grandes edificios públicos como escuelas, jardines, el lavadero público y el matadero. Se creó el Museo Municipal, se abrió un hotel en la Alameda y había, incluso, una sucursal del Banco de España. De nuevo, un conflicto bélico de grandes dimensiones, la Guerra Civil, provocó un retroceso y graves destrucciones en el patrimonio arquitectónico y artístico: quema de iglesias, conventos y retablos .Los años siguientes no fueron demasiado buenos para la ciudad, ya que al lento crecimiento demográfico se le sumó la perdida de servicios de gran peso en la sociedad como el Banco de España, la prisión de partido, la Guarnición Militar, etc. y la construcción de grandes moles de pisos que sin orden ni concierto modificaban el paisaje urbano. Todo ello se ha venido atajando en los últimos años con una fuerte actuación municipal que ha querido a regular estos procesos y a iniciar una lenta, pero progresiva, recuperación del casco antiguo y el patrimonio histórico-artístico.

PERSONAJES ILUSTRES

Xàtiva ha sido cuna de grandes figuras que en los más variados campos han ocupado lugares de gran relevancia, asumiendo un importante papel en la historia. La Familia Borja, establecida en Xàtiva y su comarca tras la conquista cristiana, dio dos de los más famosos papas da la cristiandad: Calixto III -Alfonso de Borja- obsesionado con acabar con el avance otomano y Alejandro VI -Rodrigo de Borja- impulsor de las artes y colaborador en la empresa descubridora del nuevo continente. Ambos, tío y sobrino, dejaron profunda huella en toda la cristiandad en su paso por el solio pontificio. José de Ribera "El Españoleto", sobrenombre otorgado por los italianos durante su estancia en Roma, nació en Xàtiva en 1591 y se consagró como uno de los pintores más destacados de todos los tiempos. Ribera trabajó para iglesias, aristócratas, reyes y su obra hoy se encuentra en los mejores museos del mundo como el Louvre, el Prado o el Metropolitano de Nueva York. OBRA DE RIBERA
San Jacinto Castañeda religioso de la Orden de los Dominicos, nació en 1743 fue predicador inagotable y desarrolló su labor en el extremo Oriente donde, finalmente, fue martirizado y ejecutado. Joaquín Lorenzo Villanueva, nacido en 1757 fue diputado en las Cortes de Cádiz, su intensa actividad política y su amor por su patria chica le llevó a obtener la restitución del nombre de "Xàtiva" a su ciudad, aún denominada Colonia Nueva de San Felipe, por el rey Borbón, y a lograr que se la nombrase capital de la provincia de Valencia durante 3 años. Francisco de Paula y Martí, nacido en 1761 fue un gran grabador y ha pasado a la historia como el introductor en España del uso de la Taquigrafía y, además, la invención de la pluma estilográfica, objeto de gran repercusión en el desarrollo escriturario posterior.